Buy tickets

Liga Endesa

El Herbalife Gran Canaria regala una brillante remontada a su afición (84-79)

Los amarillos consiguieron remontar a Tecnyconta Zaragoza en el último partido del curso en casa.

Tras hacer los deberes en Galicia con dos triunfos consecutivos, el Herbalife Gran Canaria cerraba el curso como local sin ningún objetivo competitivo, pero con las ganas de sumar la victoria para despedir a su afición con buen sabor de boca. Tocaba recibir la visita de un Tecnyconta Zaragoza metido en la lucha por el Playoff y que llegaba con muchas caras conocidas: el canterano Fabio Santana, y los ex Bo McCalebb, Nacho Martín y Fran Vázquez.

Stan Okoye, la gran sensación de la Liga Endesa y uno de los mejores jugadores del curso, abrió fuego en la primera posesión desde más allá de 6,75. El ‘Granca’, eso sí, recogió el guante lanzado por los maños y respondió con dos aciertos de tres, por mediación de Kim Tillie y Xavi Rabaseda. Los isleños fueron capaces de mandar en el marcador en los compases iniciales del encuentro con un acertado quinteto inicial. Una asistencia de Tillie para Wiley (15-9, minuto 5) que acabó en alleyoop permitía a los locales tener seis de ventaja.

La segunda unidad de los maños empezó a cambiar las tornas. Latavious Williams fue un quebradero de cabeza en ambas canastas y el lituano Seibutis asumía responsabilidades ofensivas para liderar un parcial de 5-17 adornado por Nacho Martín. Un triple del ex claretiano en los instantes finales del primer acto colocaba a Tecnyconta Zaragoza con su máxima ventaja hasta el momento (20-26).

Subió en el arranque del segundo cuarto cuando el joven Carlos Alocén, una de las sensaciones del curso, sumaba desde más allá de 6,75. Al ‘Granca’ le costaba romper la defensa rojilla. El entramado preparado por Porfi Fisac resultaba incómodo por la intensidad y la energía de sus jugadores. Apenas un triple de Eulis Báez y una canasta aislada de Anzejs Pasecniks significaban el crédito isleño en la primera parte de un segundo cuarto en el que los visitantes, con cuatro puntos seguidos de Martín (25-37, minuto 15), llegaron a los dobles dígitos de ventaja.

Los maños siguieron jugando con intensidad y supieron responder a los aciertos esporádicos del Herbalife Gran Canaria en el tiro exterior. Justiz, como anteriormente Latavious Williams, cargó con fuerza el rebote obteniendo varias segundas oportunidades para sus compañeros y siendo vital en que la renta de los suyos siguiera por encima de la decena de puntos. Un tímido parcial de 5-0 de los amarillos resultó ser solo un amago de remontada que neutralizó el conjunto zaragozano antes del intermedio (35-47)

Brillante remontada final

Tras la presentación de las escuelas de formación del ‘Granca’ en el intermedio del partido, se reanudó el partido con la presencia del grancanario Fabio Santana en el quinteto maño. Después de no haber jugado ni un minuto en la primera mitad, el canterano isleño arrancó de inicio la segunda parte y lo hizo acertado: triple, recuperación y asistencia para que los suyos siguieran disparados en el luminoso. El conjunto visitante siguió llevando la voz cantante (43-56, minuto 24) con un ataque muy fluido ante un Herbalife Gran Canaria gris en labores ofensivas.

Apenas Jacob Wiley -máximo anotador local de la mañana- y, puntualmente, Clevin Hannah, parecían ver con cierta claridad el aro rival. Sin embargo, los isleños lograron, defensa a defensa, cambiarle la cara al encuentro. Con el rebote controlado y los referentes ofensivos del conjunto maño maniatados, el ‘Granca’ espabiló gracias también a la energía de Jacob Wiley. Jadeado y animado por la parroquia claretiana, el pívot americano logró contagiar a sus compañeros y lideró un parcial de 8-0 en los últimos dos minutos de cuarto que metió de lleno a los locales (59-65).

Una canasta de Eulis Báez en el primer ataque del último acto acercaba aún más a los claretianos. El Herbalife Gran Canaria llegó a disponer de un triple, en las manos de Marcus Eriksson, para situarse a solo un punto, pero el lanzamiento del sueco no encontró la red. Okoye y McCalebb volvían a apretar el acelerador (61-69, minuto 32) con cuatro puntos consecutivos sin respuesta. Pasecniks ponía la réplica y, durante los siguientes dos minutos y medio, el tanteo no cambió. El 63-69 parecía inamovible mientras ambos equipos se intercambiaban errores ofensivos.

Un triple de Marcus Eriksson rompió la tregua (66-69, minuto 35) y forzó el tiempo muerto de Porfi Fisac. El técnico visitante encontró en Berhanemeskel su referencia ofensiva ante la ausencia de un gris Stan Okoye. El jugador de apellido impronunciable anotó dos canastas consecutivas de mucho valor, pero apenas sirvieron para contrarrestar el empuje de Eulis Báez. El capitán sumó siete puntos seguidos, incluido un triple y una canasta tras portentoso rebote (73-73, minuto 37) para igualar la contienda a poco más de tres minutos del final.

El partido se convirtió en un constante toma y daca en el que, eso sí, Tecnyconta Zaragoza solía disfrutar de la delantera. Pero a cada golpe que daban los maños, el ‘Granca’ era capaz de responder con más energía y entrega. A treinta segundos del final, Radovic no fue capaz de anotar y en el contrataque, Wiley recogía el error de Paulí para sumar y recibir falta. Materializaba el pívot el 2+1 y, a 18 segundos del final, ponía tres arriba a los amarillos. Lo intentaron los zaragozanos a la desesperada, pero no pudieron impedir un dulce final a un duro año claretiano.