Comprar entradas

Liga Endesa

Completo triunfo en Puertollano ante Movistar Estudiantes (65-91)

El Herbalife Gran Canaria se mostró muy superior al Movistar Estudiantes.

Luis Casimiro era el gran protagonista de la noche en Puertollano. El técnico jugaba un torneo que recibía su nombre en un pabellón que también había sido nombrado por su figura. Sus chicos, que jugaban el segundo amistoso de pretemporada como Estudiantes, estuvieron a la altura.

Fue Dylan Page, el último fichaje colegial, quien abrió fuego desde más allá de 6,75. Pero los grancanarios fueron los primeros en demostrar un estilo de juego propio. Intensidad defensiva, velocidad en el juego y canastas fáciles. Kuric y Rabaseda, titulares, anotaron dos triples que ayudaron a los isleños a endosar un parcial de 0-10 en el que se cimentó la ventaja del Granca. Los de Salva Maldonado, con un viejo conocido como Sitapha Savané sobre el parqué, fueron a remolque durante todo el cuarto (14-18).

Fue así, realmente, hasta el final del partido. La salida del segundo cuarto de Dylan Page fue arrolladora, con tres triples consecutivos que dieron alas a los colegiales (23-18, minuto 12). No fue más que un espejismo. Royce O’Neale se hizo dueño y señor de la situación saliendo desde el banquillo, aportando en todas las facetas. Ya lo había dicho en su presentación, pero lo cierto es que en este encuentro lo demostró con hechos: 7 puntos, 10 rebotes, 3 asistencias, 3 robos y 3 tapones para 20 de valoración. Un triple suyo y otro de Salin obligaron a Maldonado a pedir tiempo muerto (25-36, minuto 16) tras un parcial de 2-17. Surtió efecto, porque los colegiales consiguieron enfilar el túnel de vestuarios a ocho (34-42).

Un rodillo

El Granca cambió de marcha tras la reanudación. La salida fue muy fuerte. Todos los jugadores amarillos aportaban en todas las facetas. Las caras nuevas demostraban su valía pero era uno de los de toda la vida, Eulis Báez, quien colocaba la diferencia en la máxima (36-55, minuto 25) de la noche. La cantera del Ramiro tiró de casta. Vicedo y Brizuela fueron protagonistas en los compases finales del tercer acto y lograron mantener a flote al Movistar Estudiantes (53-67).

Dylan Page sacó el fusil, que apenas guardó durante toda la noche, y anotó dos triples consecutivos para alcanzar los 18 puntos -acabaría con 22- y colocar el encuentro en solo diez puntos (61-71, minuto 33). Cuando olía, quizá, a remontada estudiantil, Sasu Salin rompió el hielo con dos triples seguidos. El finés, junto a Planinic, fueron los principales protagonistas del último acto. Salin acabó con 17 puntos y Planinic con 16 tantos, siendo los máximos anotadores amarillos.

Un parcial final de 4-20 puso el 65-91 definitivo. Los de Luis Casimiro viajan ahora a Archidona, en Andalucía, para medirse contra Unicaja en el tercer amistoso de pretemporada.