Comprar entradas

Liga Endesa

En Andorra no bailan el reggaeton de Don Omar (88-104)

El Herbalife Gran Canaria suma un meritorio triunfo tras un partido completo y controlado desde el inicio, con un Omar Cook clave en el último parcial.

San Pablo Burgos obraba la machada y protagonizaba la sorpresa de la fase final al derrotar al Real Madrid con los jugadores de Herbalife Gran Canaria y MoraBanc Andorra ya en La Fonteta. El sorprendente resultado le añadía, aún más si cabe, un matiz definitivo al duelo entre grancanarios y andorranos. Ambos buscaban, en la segunda jornada, el primer triunfo.

Matt Costello, autor de 26 puntos en la derrota ante el Madrid, era el ‘man-to-go’ de los de Katsikaris en el arranque del choque. Falló su primer tiro pero luego encadenó un tapón y dos tiros libres convertidos para sumar los primeros puntos de la contienda. La intensidad defensiva ahogaba a un conjunto pirenaico incapaz de anotar en los primeros tres minutos del partido. Omar Cook y John Shurna clavaban dos lanzamientos exteriores e Ibon Navarro, técnico andorrano, se veía obligado a parar el choque. Con Bourousis preparado en banda para ser el primer recambio, los de Katsikaris se disparaban en el luminoso (0-10, minuto 4), mostrando una gran versión de juego en ambos lados de la pista.

Tras el tiempo muerto, MoraBanc Andorra abría el cerrojo de su casillero de puntos gracias a un triple de David Jelinek. El ‘Granca’ seguía elaborando sus ataques, volcando la ofensiva hacia el juego interior con Bourousis intentando hacer daño en el poste. Los andorranos, que actuaban de local, buscan recuperar terreno perdido, pero Demonte Harper acertaba desde el perímetro (5-15, minuto 7) para volver a poner dobles dígitos de diferencia. Seguía trabajando bien en defensa el conjunto claretiano y Bou hacía daño en la pintura con dos canastas consecutivas (5-19, minuto 8) que ponían una máxima de 14 puntos de diferencia. El pívot griego seguía actuando de faro ofensivo, pero los andorranos reaccionaban gracias al talento anotador de Jelinek, autor de dos triples vitales. Una buena canasta de Omar Cook permitía a los claretianos cerrar el acto con once de ventaja (14-25).

Ioannis Bourousis se erigía en protagonista del inicio del segundo parcial con un gran tapón a Jelinek. En el otro lado, Stan Okoye transformaba dos tiros libres que llegaban tras una rápida transición ofensiva de los grancanarios. Era el pívot heleno, eso sí, quien disparaba la ventaja amarilla hasta doblar al rival (14-30, minuto 12) tras una gran acción de 2+1. El ‘Granca’ seguía teniendo bajo control el choque y Omar Cook, gris frente al Real Madrid, se resarcía dirigiendo y también anotando. El Herbalife Gran Canaria volaba sobre el parqué y también lo hacía Matt Costello, que se comía el aro (17-37, minuto 14) tras un pase picado del chef y colocaba la veintena de diferencia.

El MoraBanc Andorra trataba por todos los medios recobrar el aliento y cogerle el pulso al partido, pero resultaba imposible a la defensa andorrana parar la labor de los interiores claretianos. Los de Katsikaris, con la idea de hacer daño en la pintura muy clara desde el inicio, fueron capaces de implementar el plan de juego a las mil maravillas. No solo a través de Costello y ‘Bou’, sino también con Burjanadze haciendo daño. Cuatro puntos consecutivos del georgiano (19-41, minuto 15) marcaba una diferencia notable en el luminoso con aún la mitad del segundo cuarto por delante. Tiempo suficiente para que los andorranos hicieran uso de su garra y su carácter. Todorovic y Hannah se estrenaban en el partido con dos acciones de tres puntos cada uno (25-41, minuto 17) y daban algo de oxígeno a los suyos. La exigencia de Katsikaris era máxima, y no dudaba el parar el partido cuando Jelinek clavaba un triple tras un desajuste defensivo. El colchón era bueno (30-45, minuto 18), pero el entrenador griego no quería tan siquiera un atisbo de relajación.

Surtía efecto el toque de atención: Harper, con un 2+1, y Lecomte, con dos libres, volvían a poner los veinte de diferencia. En un toma y daca constante, y con Shurna-Burjanadze ejerciendo de pareja interior, el conjunto andorrano fue capaz de lograr un parcial de 7-2 que les volvía a acercar antes del descanso (37-52).

Al ritmo de Don Omar

Clevin Hannah se erigía en salvador del MoraBanc Andorra tras un descanso en el que Ibon Navarro, probablemente, no tuvo muchas palabras bonitas para los suyos. El base, que defendió la casaca claretiana el pasado curso, anotó los primeros cuatro puntos del segundo tiempo y se convirtió en el primer jugador andorrano en alcanzar los dobles dígitos. El ‘Granca’, eso sí, seguía mostrando una versión fluida en ataque, con los exteriores atacando de forma incisiva el aro para dar puntos a los isleños. Cuatro puntos de Xavi Rabaseda (45-59, minuto 24) permitían a los claretianos mantener la ventaja.

Poco a poco, MoraBanc Andorra trataba de buscar alternativas en ataque. El balón circulaba mejor y el acierto en el triple empezaba a asomar, pero los jugadores amarillos hacían valer su inteligencia para sacar faltas en diferentes momentos del choque y seguir por delante. Los puntos desde la línea de 4,60 resultaron importantes para contrarrestar el acierto andorrano. Jeremy Senglin, superior físicamente en el emparejamiento individual a Manu Lecomte, explotaba con un siete puntos casi consecutivos (58-67, minuto 28) que llevaba a Fotis Katsikaris a pedir tiempo muerto. Tras veinte minutos de partido, los de Navarro conseguían romper la llamada ‘barrera sicológica’ de los diez puntos de desventaja.

Pero si de piernas explosivas hablamos, sobre el parqué de La Fonteta había otras dos que tenían mucho que decir. Oriol Paulí firmaba un enérgico 2+1 que precedía una buena defensa amarilla que acababa en falta en ataque. En apenas treinta segundos, las tornas cambiaban y era Navarro quien solicitaba el tiempo muerto tras un veloz parcial de 0-5. Los claretianos aguantaban el arreón rival y alcanzaban el último cuarto con once de ventaja (64-75).

MoraBanc Andorra seguía nadando y moviéndose constantemente en la horquilla de los nueve y once puntos de desventaja. Ioannis Bourousis era la respuesta a la remontada de los norteños, sumando una y otra vez bajo el aro. Sin embargo, un triple de Sy seguía acercando a los andorranos. Con el ‘Granca’ ya en bonus tras menos de tres minutos de último cuarto, Senglin dejaba la diferencia en siete tantos (72-79, minuto 33) con más de siete minutos por disputarse.

Dejan Todorovic disparaba para poner a cuatro a los suyos, pero acto seguido, y sin titubeos, respondía Omar Cook con otro triple. Corría, creía y peleaba un Andorra que volvía a ponerse a cuatro con triple de David Walker (78-82, minuto 35). No iba a rendirse sin más un MoraBanc Andorra que, a 5:57 minutos del final, cogía aire en el tiempo muerto solicitado por Fotis Katsikaris.

No suena reggaeton en La Fonteta estos días, pero era momento de Don Omar. El veterano base amarillo asumió la responsabilidad con cuatro puntos consecutivos que volvían a hacer despegar a los isleños en el luminoso. Tímidamente, eso sí, pues MoraBanc Andorra no perdía el ritmo ofensivo encontrado en el segundo tiempo. Sin embargo, el frío de los Pirineos no ayuda con los ritmos latinos. No suena Don Omar por aquellos lares y Cook acabó por dinamitar las esperanzas de los de Navarro. Con triples y asistencias (80-91, minuto 37) hacía volar a un ‘Granca’ centrado y confiado en su juego.

Lo paró Navarro pero no había nada que hacer. Se gustaba Costello sacando un paso a la remanguillé hacia la esquina, donde ejecutaba Rabaseda desde 6,75. Lo peleó hasta el final MoraBanc Andorra, pero el ‘Granca’, superior desde el salto inicial, logró sumar un meritorio y trabajado triunfo. Balance de 1-1 y, en dos días, espera el San Pablo Burgos.