Comprar entradas

Noticias

Oriol Paulí: «No podemos frenarnos cada vez que haya una piedra en el camino, porque así no avanzaremos nunca»

El alero abogó por mirar hacia el futuro y seguir trabajando antes del partido contra el Khimki.

“Llevamos trabajando un par de días, nos hemos quitado un poco esa mala sensación después de un partido malo y pienso que hay que dejarlo atrás, porque viene un rival muy duro que no ha ganado todavía ningún partido en la competición, con otro viaje largo, así que tenemos que estar preparados y olvidar eso, porque aunque no queremos a veces se juega mal y tenemos que pasar página rápido”.

“Es una historia diferente, porque ni ellos ni nosotros somos el equipo de antes, pero si que nos trae un buen recuerdo de que fue entonces cuando empezó todo, cuando el Granca empezó a crecer y es bonito volver a jugar contra ellos. Va a ser un partido muy diferente en una competición totalmente distinta y vamos con muchas ganas”.

“Este club siempre tiene la misma ambición y juega los partidos de la misma manera, pero han pasado muchos compañeros, jugamos otro tipo de baloncesto y no hay nada igual de aquella final al partido del viernes, será un partido diferente”.

“Si las supiéramos seguramente lo haríamos. Creo que tenemos que ir con la mentalidad de siempre en la Euroliga, de no esperar nada, de dar nuestro máximo y como hicimos en los partidos anteriores nos ha ido bien. Preparar bien el partido a nivel de táctica y a nivel físico dar nuestro máximo, sin ir con esperanzas de nada, simplemente jugar y si al final hay opciones ir por ellas al máximo”.

“Esperamos que sea la versión del Granca que se vio ante el CSKA, siempre queremos hacer bien nuestro trabajo, pienso que nunca nadie ha salido con la cabeza baja o sin ganas de jugar, pero en ocasiones hay circunstancias que no podemos controlar, queremos ir siempre al 100%, pero a veces estas cosas pasan, hay que aprender de ellas y cuando pasan son difíciles de superar. La única manera que conozco es ser positivos, trabajar bien estos 2 días y siempre dar pasos adelante. No podemos frenarnos cada vez que haya una piedra en el camino, porque así no avanzaríamos nunca”.

“Es difícil combinar Euroliga con ACB porque son competiciones distintas y es difícil estar con la cabeza en los dos sitios. Pienso que hay que centrarse primero en uno y no pensar en el otro, porque sino empiezas a mezclar cosas y te pones más presión de la que hay”.

“Ahora toca jugar con el Khimki en Rusia, que será un partido muy difícil y una vez que termine ese partido miraremos lo que hemos echo bien y mal para preparar el partido de Manresa con la misma ambición”.