Comprar entradas

Noticias

Víctor García: «Tenemos que controlar que no jueguen a su ritmo»

El entrenador amarillo habló en sala de prensa de la vorágine de partidos en la que está metido el equipo y que sigue con la visita del Real Madrid.

«Es una semana de primerísima exigencia contra Real Madrid, Baskonia y Valencia Basket, equipos que considero todos de Euroliga. Tenemos que ir partido a partido y saber de la exigencia que tienen todos los rivales. Muchas veces las derrotas en Euroliga nos están lastrando mucho mentalmente y queremos contrarrestar eso. Queremos hacer un buen trabajo en los partidos para seguir en línea ascendente».

«Es el reto más complicado. Al final, perder partidos en Euroliga, aunque todo el mundo pensemos que estemos haciendo un buen trabajo porque hemos hecho balance de la primera vuelta y hablábamos de estar a una victoria del Playoff; el tema mental de perder y de tener esfuerzos tan seguidos es lo que nos está condicionando. Es el peaje que estamos pagando en ACB. No habíamos vivido esa situación. Hay que cambiar el chip rápido, quedarte con las cosas positivas y trabajar para el siguiente partido sabiendo que tienes muy poco margen. Jugar contra Madrid, viajar a Vitoria, luego domingo por la tarde en Valencia… Es difícil explicar lo complicado de esa vorágine para todos. Hay que estar preparados física y mentalmente, en todos los aspectos posibles».

«Sirve para refrendar lo que muchas veces decimos y que a veces parece que cae en saco roto. Estamos viendo el nivel de dificultad ACB. Cualquier equipo es capaz de ganar. El Madrid va a Breogán y pierde; va ayer contra Estudiantes y pierde… El Barcelona va a Burgos y sufre para ganar. Todo el mundo tiene que estar pendiente de dar el máximo para ganar».

«Es el tercer partido de la temporada contra el Real Madrid. Tienen un grandísimo potencial y muchas veces no sabes por dónde te van a hacer daño. Tienen muchísima calidad, muchísimos puntos. Es un equipo con muchísimo potencial, que no voy a descubrir ahora, y tenemos que controlar que no jueguen al ritmo que quieren jugar: en transición y a campo abierto».

«No es a nivel de conocimiento sino a nivel de trabajo. El no tener tiempo de trabajar. No importa que el cuerpo técnico conozca al rival si luego no hay tiempo para trabajar con el equipo. Lo importante, teniendo un entrenamiento, es llegar entero, a un nivel físico bueno para competir contra equipos físicamente mejores que tú».

«El balance de la asistencia lo hice ayer. No tengo que hacer mucho llamamiento, la gente sabe de lo afortunados que somos de jugar un partido de Euroliga en casa. Nos quedan muy pocos partidos de Euroliga esta temporada e invito a la gente a disfrutar. Han venido CSKA, Efes; ahora vienen Madrid y Fenerbahce, los equipos finalistas del año pasado… Darle valor a poder jugar este tipo de partidos aquí, algo que ha costado muchísimo al club, poder ganarte el derecho deportivo».

«Creo que el trabajo que se está haciendo con la base es bastante bueno. Lo que hay que hacer es preparar a los jugadores para que lleguen con garantía. La línea es la correcta. Le doy mucho valor al trabajo que hacen en cantera porque he sido parte de él. Que sea grancanario o no, lo importante es que hayan sido jugadores formados por nosotros. Lo importante es que los jugadores lleguen con condiciones de poder quedarse. En un deporte tan complicado, tan exigente, donde el nivel físico es tan importante y donde solo juegan cinco, el nivel de exigencia tiene que ser muy bueno. Hay que seguir trabajando pero no ponerles ese gancho».

«En un mes he hecho 20 ruedas de prensa y parece que llevamos 2 años viéndonos. Justo un mes, 11 partidos y es lo que tiene esto. Ahora volvemos a jugar tres en una semana, la siguiente semana viene Fenerbahce… Afrontándolo con muchas cosas que te dan el día a día, con jugadores lesionados, incorporaciones de jugadores sin prácticamente tiempo para entrenar… Intentando ser práctico y ser sobre todo proactivo, aprovechando el tiempo que tenemos».

«Son un equipo con muchísima amenaza en muchos aspectos. Nos centramos en cosas que podemos controlar. Intentar ser lo más sólidos posible, sabiendo que son un equipo que anota muchísimo y que depende del acierto. Muchas veces hacemos partidos de tiros de tres pero no hay que valorar la cantidad sino cómo son. Si son a pies parados, jugadores que reciben solos… Te lleva a analizar el cómo de esos tiros».